MigraMar

Ciencia para la conservación de las especies marinas migratorias en el Pacífico Este

¿Por qué existimos?

Durante siglos, la humanidad ha contemplado con admiración las inmensas migraciones que recorren continentes enteros. Cada año, millones de cebras, ñúes y gacelas atraviesan las llanuras africanas, grandes bandadas de aves cruzan el mundo desde la cría hasta los campos de alimentación ….Y sin embargo, algunas de las migraciones más asombrosas del planeta pasan desapercibidas.
El océano es el hogar de grandes escuelas de peces que migran a través de grandes distancias, como tiburones y atunes. Todavía no entendemos completamente la importancia de estas migraciones, ni el papel que estas especies juegan en el ecosistema marino.

El papel de la naturaleza - y el valor para los seres humanos - de los tiburones

Los tiburones han habitado los océanos durante millones de años – desde antes de los dinosaurios. En términos evolutivos, esto las convierte en una de las familias de animales más exitosas, y proporcionan una visión de un pasado antiguo.

Los tiburones son especies clave del ecosistema marino. Como depredadores superiores, conducen procesos de selección naturales y son indicadores de la salud del ecosistema. La remoción de tiburones tiene un efecto de golpe en el resto de la comunidad marina, terminando con las consecuencias indeseables que pueden afectarnos a los seres humanos, y nuestras actividades económicas.

En los últimos años, los tiburones se han convertido en un recurso vivo importante, con un número cada vez mayor de turistas de buceo visitando la región para experimentar la natación en medio de escuelas de hammerheads, o tener un encuentro cercano con el pez más grande del mundo – .

Sobrepesca y la necesidad de información fiable

Un rápido aumento de la población mundial, así como las innovaciones industriales y tecnológicas, han provocado que la demanda de productos marinos suba desde la década de 1950, una demanda que ni siquiera el sector de la acuicultura en rápida expansión puede satisfacer.

Como resultado, la sobrepesca afecta cada vez más a las poblaciones de tiburones y otras especies pelágicas. Los efectos de la diezmación de estas poblaciones sobre la vida de los océanos en su conjunto pueden ser irreversibles, pero las pesquerías continúan expandiéndose. Por lo tanto, existe una necesidad crítica de información científica confiable que pueda traducirse en políticas de conservación y gestión. Solamente trabajando juntos y rompiendo las barreras nacionales podemos proteger efectivamente estas especies.

Eastern Tropical Pacific Seascape

The Eastern Tropical Pacific Seascape covers a huge area of over 211 million hectares, including waters belonging to Ecuador, Colombia, Panama and Costa Rica, along with international waters and a series of oceanic islands which belong to these four countries.

The region is exceptionally rich in biodiversity, due to the confluence of several major oceanic currents – the warm Panama current from the north, the cool Humboldt current from the south, and the deep Cromwell current, which flows along the Equator at depth, and surfaces as it hits the Galápagos platform, creating upw elli ng conditions of high productivity.

Within the region, there are several large marine protected areas: the Galápagos Marine Reserve and Machalilla National Park (Ecuador), Malpelo and Gorgona Marine Reserves (Colombia), Cocos (Costa Rica) and Coiba (Panamá). As part of the Marine Corridor Initiative , research institutions from each of these areas came together, recognising that only through joint efforts could we contribute meaningfully to the conservation and sustainable use of the shared marine resources of the region.

There are 88 shark species recorded for the region, and several are mentioned in international treaties because of concern about their population status. In recent years, several studies have highlighted serious declines in shark populations due to overfishing.