Cámaras submarinas revelan la importancia de la Cordillera de Cocos para tiburones y otras especies pelágicas del Pacífico Oriental Tropical

Author: Migramar
Date: 2021-11-18

Científicos de MigraMar, la Universidad de San Francisco de Quito y la Universidad de Costa Rica, con el apoyo de Fundación Pacífico, Parque Nacional Isla del Coco y la Reserva Marina Galápagos han publicado un estudio donde se muestra por primera vez que tiburones y otras especies pelágicas migratorias se agregan en grandes números en montes submarinos del Pacífico Oriental Tropical (POT).

Utilizando un novedoso sistema de cámaras remotas submarinas a la deriva, el grupo de investigación logró documentar diferentes especies de tiburones, picudos (pez marlín, pez vela y dorado), delfines y tortugas marinas que utilizan montes submarinos que conectan el Parque Nacional Isla del Coco en Costa Rica con el Parque Nacional Galápagos en Ecuador, evidenciando la importancia que tiene la Cordillera Submarina del Coco no solo como área de migración pero también de agregación de especies pelágicas. 

Los montes submarinos son montañas sumergidas bajo el mar que se levantan desde el fondo marino a unos 3000 metros de profundidad hasta casi alcanzar la superficie. Cuando las corrientes oceánicas frías y cargadas de nutrientes que viajan por el fondo del mar chocan con estas montañas submarinas, son forzadas a subir hacia la superficie creando un pequeño oasis de nutrientes en zonas remotas del océano donde naturalmente hay poco alimento. Eso atrae a tiburones y otros organismos que llegan a alimentarse, ser limpiados por otros organismos, socializar o reproducirse. Por lo tanto, los montes submarinos son ambientes biológicamente muy importantes, pero a la vez muy vulnerables a la sobrepesca. 

El equipo de investigación de la expedición fue liderado por Mario Espinoza y Marta Cambra, científicos del Centro de Investigación en Ciencias Marinas y Limnología (CIMAR) de la Universidad de Costa Rica y de la red regional MigraMar, la cual lleva más de 10 años estudiando el movimiento y migración de una gran variedad de especies marinas que se mueven entre islas oceánicas del POT. En total, participaron 7 investigadores/as y funcionarios/as de distintas instituciones y de 5 nacionalidades distintas (Costa Rica, Ecuador, Chile, México y Cataluña). 

De acuerdo con Marta Cambra, autora principal del artículo, “los resultados de este estudio evidencian la importancia de los montes submarinos como sitios de agregación de tiburones y otras especies migratorias. Desafortunadamente, la falta de protección en estos ambientes tan remotos pone en riesgo estas poblaciones ante la amenaza constante de la presión pesquera”.

La Isla del Coco y las Islas Galápagos son áreas marinas protegidas y representan algunos de los pocos sitios a nivel global en donde aún se puede ver una gran diversidad y abundancia de tiburones. Un estudio previo de MigraMar demostró que esta área es sumamente importante para las migraciones de especies de tiburones, tortugas y peces óseos. Sin embargo, de acuerdo con Mario Espinoza, “la zona oceánica entre estas islas actualmente no tiene ninguna protección. Este corredor biológico o Migravía representa una autopista submarina que utilizan una gran variedad de especies durante su migración. Estos animales no reconocen límites geográficos ni políticos, por lo tanto, son muy susceptibles a ser capturados en pesquerías que operan en esta zona”.

Las cámaras remotas submarinas utilizadas en la expedición son estructuras metálicas que tienen una cámara de video integrada y un contenedor de carnada para atraer a los tiburones. Estas cámaras se colocaron a 10 y 25 metros de profundidad encima de 9 montes submarinos de la Cordillera del Coco que une la Isla del Coco con las Islas Galápagos. Esta técnica ha sido muy efectiva para monitorear a tiburones y otros animales pelágicos, principalmente en Australia. Sin embargo, está es la primera vez en que se usó esta técnica en montes submarinos del POT. Los resultados de esta expedición demostraron, por lo tanto, que mediante el uso de esta técnica podemos ampliar el conocimiento de los montes submarinos y otras zonas alejadas de la costa.

Las cámaras detectaron 21 especies entre las cuales destacan el tiburón martillo, el tiburón sedoso, el tiburón zorro, pez dorado, pez marlín, pez vela, atún aleta amarilla, delfín nariz de botella y tortuga verde. Las especies más abundantes detectadas por las cámaras fueron el tiburón martillo, una especie en peligro crítico de extinción y el dorado, una especie de un alto valor comercial en esta región. 

El estudio sugiere que los montes submarinos menos profundos y más alejados de la costa tienen una mayor abundancia y diversidad de especies. De acuerdo a Marta Cambra, “este resultado nos da una pista muy importante de cuales montes submarinos podrían tener una mayor importancia para la conservación de estas especies. Por ejemplo, el monte Paramount (en Ecuador) y West Cocos (en Costa Rica) registraron la mayor abundancia, y en conjunto con el monte Medina, la mayor riqueza de tiburones durante la expedición”.

A pesar de que todavía faltan más estudios para evidenciar la relación que existe entre los montes submarinos y las especies migratorias del POT, estos resultados muestran por primera vez la alta diversidad y abundancia que existe en estos ambientes tan alejados de la costa. El Equipo de científicos de MigraMar se mantiene trabajando activamente en desarrollar varias expediciones a la región (si desea conocer más, visite este link: www.migramar.org).

El Dr. Alex Hearn, investigador del Galápagos Science Center de la Universidad San Francisco de Quito, miembro de MigraMar y coautor de este artículo declara que “es importante que estos resultados sean utilizados por los Gobiernos de Costa Rica y Ecuador ante los actuales procesos de expansión de las áreas protegidas de la Isla del Coco y de la Reserva Marina de Galápagos, y así garantizar una protección más efectiva de muchas especies en riesgo de extinción que siguen estando sobreexplotadas en esta región”.

Estos datos tan novedosos acaban de ser publicados en la prestigiosa revista PLOS ONE, la cual garantiza su veracidad y permite el acceso libre de los mismos al público general. El artículo se puede encontrar en el siguiente enlace:  https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0244343

La expedición de este estudio es parte de un esfuerzo llevada a cabo en Abril del 2018 fue organizada por Fundación Pacífico, y se pudo llevar a cabo gracias a la generosa donación de Mr. Waitt y la Fundación Waitt, el apoyo del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical y del arduo trabajo de científicos y científicas de MigraMar, Galápagos Science Center, Universidad de San Francisco de Quito y la Universidad de Costa Rica, así como de guardaparques del Parque Nacional Galápagos y del Parque Nacional Isla del Coco. Organizaciones como el Shark Conservation Fund y el Helmsley Charitable Trust también donaron fondos que garantizaron el éxito de la expedición.

Puedes leer y ver imágenes de cómo se realizó esta expedición en el siguiente video: https://youtu.be/gB8ownuEtWg

Share This Post